"Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello".
Salvador Dalí

domingo, 12 de julio de 2009

Lluvia sobre los hombros

Plof, plof...

La vida es muy dura.

Digo dura por no decir tocahuevos. Cada vez que tienes algo construido, la vida misma se encarga de destrozarlo, o por lo menos de aboyarlo un poco. Qué gusto da salir a la calle del universo y ver el reluciente descapotable de tu estabilidad. Pero cuando te acercas a salar dentro del coche por encima de la puerta como en la spelículas de los 70, te das cuenta de que hay arañazos en el retrovisor, el cláxon está desafinado, hay una rueda pinchada y unas palomas te han dejado unos regalitos en el asiento de atrás.

Plof, plof...

La vida tiene muchas facetas para hacerte ver que ella es quien te controla. Si quiere que suspendas un examen, por huevos que aunque estudias hasta los pies de foto de todo el libro, el profesor te preguntará por la conclusión de la excursión de hace dos meses.

Dejémoslo en que es bastante "irónica". Si tomas la iniciativa y
consigues tomarle el pelo, la vida se sentará y esperará pacientemente hasta que tenga la oportunidad de devolvértela por duplicado y con su firma en plan "¿Quién ríe ahora?".

Perdonadme por parecer fatalista. Pero la vida es una ola gigante, demasiado fuerte para hacerte el machote delante de tus amigos intentando mantanerte de pie... Lo mejor es relajarse y dejar ella te arrastre suavemente hacia la orilla. Dolerá menos que quedándote quieto.

Plof, plof...

En la vida me han dicho muchas veces que soy muy confiado. Optimista. Que por muy negro que lo vea todo, siempre voy sacando soluciones, que siempre tengo una sonrisa en la cara... Joder, pues claro. He recibido muchas olas de cara para no haber aprendido que, o te dejas llevar, o te ahogas.

Lo he vivido a final de curso, la gete ahogándose a mi alrededor, y yo apunto de hundirme con ellos. Pero en esos momento entiendo que la vida siempre deja un poco de jabón en la guantera para lo de las cagadas de paloma. Y después de haber limpiado el estropicio, te encuentras un billete para el metro.

Plof, plof...

A la vida le cae bien la gente de buen humor, que le ríe las gracias y que le gusta lavar el coche a mano. Luego a veces da propina.

No sé de qué otra forma decirlo...

Si la vida te da la espalda, tócale el culo.

Aguanta el tirón, repasa ésas integrales otra vez, no te quejes de que la profe es una zorra cabezona y termina el examen. Que lo que empezó mal puede terminar en un precioso verano salpicándole agua en la cara a las personas que más quieres.

Plof, plof, plof, plof...

Joder... Me voy a tapar el coche con algo, que la lluvia me da a destrozar la tapicería. Y mejor me voy en metro.


P.D.: No te agobies ;)

P.D.2: Por fin me da por escribir algo. Perdonadme por haber tardado y no haberme pasado por los blogs, a ver lo lo hago éstos días. He tenido un finas de primero de bachiller algo apoteósico y con mucha presión con las integrales y las rectas, todo terminó bien, bastante mejor de lo que esperaba, y me he tomado éste principio de verano para relajarme en todo. Ciertas charlas con Osa Mimosa me dan ganas de volver a las andadas, a ver si vuelvo a escribir tanto como antes, y a ver también si pesco algo en el concurso 20blogs ;) Ah, y por fin he metido algún párrafo semi-pratchettiano por ahí dentro.

Feliz verano a todos, y no os preocupéis por la lluvia, que luego refresca :)