"Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello".
Salvador Dalí

viernes, 18 de marzo de 2011

Prólogo del compendio de los necios

Voy a hablaros de la felicidad.

Sí, esa pequeña escurridiza a la que le encanta burlarse de nosotros en los anuncios del horóscopo y psicólogos sin título homologado. Pero antes también debo hablaros un poco de los necios.

Para mí, son esas personas que, para empezar, no saben distinguir la felicidad del placer. Placer es volarle la cabeza a un amigo en el Counter Strike. Placer es fumarte un cigarro después de una noche completa. Placer es ver un 5 en el boletín de notas habiendo estudiado media hora antes del examen. El placer es un maldito chute de dopamina desde el hipotálamo.

Para los necios, la felicidad es ese chute de dopamina, o a veces menos. Un día un par de necios intentaron contraargumentarme que la felicidad era algo más. Como imaginaréis, no gané, pero Atenea sabe que no se puede razonar con quien no quiere escuchar. No les déis perlas a los cerdos.

Volvamos al hadita escurridiza. Yo la ví rondar no hace mucho tiempo por un lejano camino de montaña. Me dirigía a un jardín de ensueño, y atravesaba tramos del camino a base de paginazos de libros de filosofía y de Terry Pratchett.

Apareció cuando busqué la Sabiduría. Cuando la voluntad y el honor eran mis baluartes, estandartes de peregrino sin caballo, y a veces hacían de botas de caminar. Las perdí un acantilado, caí con ellas, y no volví a estar tan cerca del hada escurridiza.

Y busqué un atajo. Un atajo de tópicos, pasiones y bruma mental.

¿No os ha pasado nunca que os habéis arrepentido de vuestras decisiones? ¿De la maldita responsabilidad ligada a la elección? Y mucho tiempo después "recuerdas" cuál era el verdadero camino, porque lo sabías, y no quisiste seguirlo por el trabajo que requería recorrerlo.

Llevo meses escuchando esos ecos. Ecos de cuando fui el más grande de los sabios, lógico, optimista, honorable y con voluntad de hierro. Tuve que convertirme en el mayor de los necios para volver a ver el sendero del invierno, hacia el vergel radiante de ese sueño de primavera, esa canción de plata esculpida en un cielo estrellado. Soñé que las tortugas podían volar con elefantes a los hombros.

No sé si reencauzaré el rumbo de nuevo antes de llegar a Roma. Las pasiones traen cadenas consigo, y mi mente no tal vez no vuelva a ser nunca la que fue hace dos años.

Pero... las cadenas pesan. ¿Podrá ser esa mi redención por mi caída? ¿Ensalzará la lejana victoria de llegar algún día?

Basta de divagar con prosa hermética. Os he mentido. La felicidad no se encuentra en ese maldito jardín radiante, en esa estación utópica más allá de senderos nevados. Es el maldito sendero.

El esfuerzo, el trabajo duro, la empatía, el servicio, la voluntad, la persecución de la justícia, el castigo del aprendizaje y no el de la venganza, el optimismo, la piedad por los ignorantes, el conocimiento...

Fui feliz. Fui feliz mientras buscaba la sabiduría con todo mi corazón, no es mi destino llegar al jardín, pero sí aupar a unos cuantos para que puedan acercarse más después de que yo me haya disuelto en una canción de viento y polvo. Y contestar a los lobos del camino con una gran grandísima sonrisa :)

Mi redención es volver a empezar. Gracias, ecos, por recordarme lo que una vez fui.

Sueña, Tortuga



P.D.: En el principio fue la oscuridad...

"...Y todo el mundo sabe que un ingrediente vital del éxito es no saber que lo que se intenta es imposible" (Terry Pratchett, Ritos iguales)


Inspiración de hoy: Releer entradas antiguas, fascinantes clases de Psicología del Ciclo Vital II y Deja de llorar (Mägo de Oz). Ah, y mis respetos al sheriff Rango.

2 comentarios:

eclipse de luna dijo...

Como siempre tus textos son sublimes...gracias por escribir asi,gracias por compartir.

Besos.
Mar

Sorny dijo...

Yo no comparto tu opinión de felicidad. Para mi la felicidad es todo aquello que te hace sonreir (que no reir). Asique si tienes motivos para sonreir eres feliz.

Un saludo :D
Hasta que nos veamos ^^