"Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello".
Salvador Dalí

lunes, 11 de abril de 2011

John Locke

No me refiero al John Locke filósofo empirista. Me refiero al que conocéis todos, el "calvo" de Perdidos (Lost para los fans más acérrimos). Yo ví la serie a cachos, pero sin duda, este fue mi personaje preferido. Por su forma de ver las cosas, por su fe en algún poder superior, por esa sabiduría, por ese optimismo, por su frase: Todo ocurre por alguna razón.

Una frase tan sencilla, y a la vez con tanto significado. Que conste que no soy súperfan de Lost (y odio el final), pero este personaje me encandiló bastante. Es un personaje que aceptó sus limitaciones, aceptó lo que la vida le tiró encima, siempre optimista (o más bien conformista) con lo que pasaba. Un hombre que aceptó sus circunstancias y su pasado, se aceptó a sí mismo, y siguió luchando.

Estos días me he acordado mucho de esa frase de Locke.

Y me recordó una creencia mía de hace tiempo que olvidé: saca algo buen de todo lo que te ocurra.

¿Qué he aprendido con lo que me pasó el sábado en el Montgó? A ir preparado. A no abusar del orgullo y la soberbia, aceptar mis límites y decir "hasta aquí" antes de que sea tarde. Porque no tiene nada de malo tener algunos miedos (como el vértigo...). Aquel que no tiene miedo, es un loco, un inconsciente o un irresponsable. Solo se puede ser valiente cuando se tiene miedo (Eddard Stark). Y está bien ser humilde. Descubrir nuestros límites, rozarlos un poco, y recular hasta un lugar seguro. Ya hemos olfateado suficiente, ¿para qué adentrarnos más en el bosque?

Y gracias a mi "desgracia" del fin de semana, un par de familiares míos han firmado una tregua en su guerra de afrentas expiradas y disculpas ignoradas. Temporal o no, eso que lo decidan los vientos.

Todo ocurre por una razón.

Al final, el haber delirado hasta la amnesia temporal en la cima de una montaña me ha servido de algo. Ha servido de algo.
Gràcies a tots els scouts valencians pel seu suport, i en especial al Impeesa XV de Mislata.


Buena caza y largas lunas


"La esperanza de una felicidad eterna e incomprensible en otro mundo, es cosa que también lleva consigo el placer constante"
"Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias"
John Locke (ahora sí, el otro...)

P.D.: ¿Chicla?

6 comentarios:

Osa Mimosa dijo...

Me encanta que veas así las cosas. Ya veremos como corre el viento... Esperemos que en buena dirección :)

Bonita lección.
Te quiero.

rosquilleta dijo...

Un placer llerte, y ver que hagas esta lectura de la situación.
Querido hermano scout, sigo pensando que no debemos tener miedos, no debemos vivir con miedos. Tal vez sea solo una palabra, y lo que tu llamas miedo en ese contexto, yo lo llame, prudencia o cualquier otro adjetivo maravilloso que has utilizado, como humildad o similar.

En cualquier caso, espero veros pronto y que me cuentes la historia en primera persona.

Un (calido no) refrescante abrazo.

Delgado dijo...

Un tipo muy sabio!
Es bonito aprender algo de los personajes que seguimos capítulo a capítulo.

Un abrazooo
http://allsmall-delgado.blogspot.com/

Humberto Dib dijo...

Hola, Luismi, estoy visitando blogs que aparecen como seguidores de otros blogs amigos. De los que visité, éste me pareció muy bueno, voy a quedarme por aquí como seguidor, si me permites.
Si tienes ganas (sólo si tienes ganas), te invito a pasar por el mío.
Un saludo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

El antifaz dijo...

No conozco a este personaje. Pero sí: Las cosas ocurren por una razón. El problema, a veces, es aceptarlo.

Saludos. Me alegro de volver por aquí.

Laura Chaparro dijo...

Las cosas ocurren por una razón...
Buena y sabia frase, la aplicaré más a menudo.
Espero que lo que sea que haya pasado mejore.
Saludos!

Mi otro blog nuevo:)
http://www.laurach-alimentacionsaludable.blogspot.com/