"Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello".
Salvador Dalí

sábado, 6 de diciembre de 2008

Contra senos y cosenos

Infancia

Inocencia. Bendita niñez.  Ésos años dorados en que no teníamos ninguna preocupación aparte de atrapar a Mewtwo sin una MasterBall. Ésos años en que los deberes del coelgio eran tan solo sumas y restas, qu entonces nos parecían tan complicadas. Ésos años en los que pedíamos a nuestros padres el dichoso muñeco del Batman plateado, un paquete más de cromos de Pokémon o cualquier baratija del todo a cien de la calle. Ésos años en los que hacíamos correr a Mamá para llegar a casa antes de que empezasen los dibujos de La 2. Ésos años en que no leía más que Manolito Gafotas.

Ésos años tan sencillos. Ésos años en que nuestra mente era simple, nuestra voz sincera y nuestro corazón puro. Ésos años en que no estábamos manchados por la porquería de la política, las crisis económicas, las guerras y las notas para la selectividad.

Ésos años felices.

Y cuántas personas que se quedaron allí. Amigos, familiares, juguetes... Ése chico con el que te sentabas siempre en clase, te pedía ayuda con las matemáticas y con el que charlabas en los recreos mientras el resto de los chicos jugaban a fútbol. Ésa chica que te gustaba y mirabas a escondidas entre las explicaciones de la profe. Ésos primos con los que maquinabas las próxima maldad en el chalet de tus tíos, esperando que se hiciera la paella dominguera, y arrancando las alas a las moscas que caían en nuestras trampas de barro (sí, yo también tuve una infancia perversa y destructiva). Ése peluche que llevábamos a todas partes, con el que dormíamos, con el que vivíamos mil aventuras en nuestra habitación. 

Ése primer amigo imaginario. Ese modelo a seguir. Ése héroe que nos enseñaba la diferéncia entre el bien y el mal, al contábamos nuestros primeros secretos, con el que soñábamos en convertirnos.

Y ahora soy mayor. Bueno, tal vez 16 años no se considere demasiado mayor, pero es más que suficiente para haber madurado. Ya no tengo sueños felices. Sólo pesadillas con el fracaso escolar, lobos y marionetas de acero. Ya no hay paellas domingueras con los primos. Ya no tengo ocasión de ver las últimas obras de la magia Disney, la última que ví fue Buscando a Nemo, y porque la echaron en la tele hace poco. Ya no colecciono cromos. Ya no sueño con hacerme con todos. Mi mente no es tan simple como antes, ni mis problemas e inquietudes. El mundo ya no tiene una fácil explicación, que podamos creer ciegamente porque la dijeron en catequesis. Ya no soy tan inocente. Las chicas ahora són más complicadas que antes, no basta con invitarlas a tu cumple.

Ya no tengo mi peluche. Mi hermana le puso un lacito a Bugs Bunny hace años. Y lo único que hay ahora en La 2 son los Lunnis. ¡Y no me gustan!

Y que por cosas de la vida, en noches como ésta, encuentre como por arte de magia videos como éstos:


El mío se llamaba Jimmy. Hace años que murió, arrollado por el peso de las divisiones con decimales.

Ésta noche he recordado ésos años sencillos. Y se me humedecen los ojos al saberme ya mayor. No perdáis la inocéncia. Seguid leyendo libros juveniles. Cambiad a Nickelodeon cuando vuelvan a hablar de la crisis en el telediario. Bajáos las pelis de Pixar por la mula. Intentad saltar como Tigger.

Pero nunca olvidéis ésos amigos. Sólo ellos os acompañarán de la mano cuando el ángel os lleve, y os guiarán hacia ése mundo último donde todo es posible, todo es bueno y puro, y volváis a buscar el cromo de Pikachu. No les olvidéis, porque todo lo bueno que hay hoy en vosotros es gracias a ellos. Porque ellos fueron lo que siempre quisimos ser.

No. Jimmy no murió. Se abre paso entre límites y ecuaciones trigonométricas, luchando contra senos y cosenos para volver a vivir aventuras. Está ahí, en algún lugar de mi corazón. Susurrándome lo que debo hacer. Para ser ése héroe soñado. Porque nunca le olvidaré.


Y pongo a Dios por testigo de que encontraré a Bugs Bunny y le quitaré ése lacito.


Inspiración de hoy: Los chicos del coro  :)

17 comentarios:

Dieguillo dijo...

No dudes en que yo sigo teniendo guardado en el corazón mi infancia. Ewalssa época que tú perfectamente describes.

¿Lo más importante y valioso?
Para mi es sacar de vez en cuando ese niño que tienes guardado dentro. Porque eso es realmente mágico.

Saludos Luismi! :D

Pedro dijo...

Bueno, para llegar a esas conclusiones tan lúcidas algunos necesitamos bastanes años más, así que mis más sinceras felicitaciones.
Sólo desearte que encuentres pronto a ese Bugs Bunny, lo necesitarás más adelante, créeme.
Un abrazo.

el escríba dijo...

Hola Luismi!! .,Gracias por tu comentario,pues estoy un poco down¨ y a pesar de tu juventud has cojido el mensaje. a todos nos ha costado crecer,algunos sabes que ni infancia han tenido,que fuerte,no? que halla personas que no han pasado por esa etapa tan necesaria de desarrollo de la imaginación,que es lo que nos ayuda a solucionar problemas, en fin! ..yo me acuerdo de sacarle las alas a las moscas como dices ahí,nosotros las poníamos en las telas de araña esperando a que saliera la fea, ..son curiosidades innatas en el varón.Luego me acuerdo de series como Pincho y otras que eran un flipe. Hasta luego!!

el escríba dijo...

..Pinocho quería decir.

Osa Mimosa dijo...

A tí se t han humedecido los ojos recordando esa infancia y a mí se me han humedecido también leyendo partes de éste, tu post.
La gente siempre dice q no hay q perder se niño q llevas dentro, q de vez en cuando hay q disfrutar d la vida como cuando eras un niño pekeño pero... ¿Realmente lo hacemos?
Por desgracia, pienso q no... :S

Un beso Luismi, y felicidades x este post, q m ha llegado, d verdad.

Cabask dijo...

Yo estoy orgulloso de aun ser un niño, porque no un rincon de mi corazón, sino un gran parte de el sigue perteneciendo a un niño, y sigue viviendo aventuras junto todos mis compañeros. Se que sonara raro teniendo mi edad, pero sigo siendo un niño, y tengo la madurez y la infantilidad en equilibrio.

Nose, pero soy feliz así, y supongo que seguire asi duranto mucho tiempo, nunca perdere de vista mi infancia y mi vida en general.


PD: yo aun sigo durmiendo con mi oso de peluche, al menos sigue estando en mi cama, y que más da, yo no me averguenzo de ello, y vosotros?

mar dijo...

Me hace gracia el leerte asi con 16 añitos..
Sabes si hay algo que no quiero perder es esa inocencia de la niñez, y aunque me cueste, nunca la dejare escapar..
Ah!! aun conservo mi peluche con el que dormia..;)
Un besito y una estrella.
Mar

Sorny No Es Mi Nombre dijo...

Que bonito!!, casi lloro, pero no.
Muy bonito, mi muñeco se llamaba Paco, tenia 36 años cuando perdio una pierna hace 6, ahora esta dentro de una media esperando a que alguien lo recoja de una caja con todos los muñecos de mi infancia.

isaac dijo...

bueno veo q el blog va creciendo
t pongo en favoritos en el mio
por cierto en cuanto al video t recomiendo una de mis pelñiculas favoritas el invisible harvey
creo q toda la lyeneda del conejo amigo invisibles de donnie darko y demás viene de esta peli

mar dijo...

Pasaba a saludarte.
Un besito y una estrella.
Mar

A.Copete dijo...

Luismi, una cosa: esto debes pensarlo a los 22, no con la edad que tu tienes ahora. Tu aún puedes disfrutar de ello un poco más. No te comas la cabeza y simplemente, juega...

Zinquirilla dijo...

Precioso post Luismi, no sólo me ha gustado porque yo sea una nostáñgica de la infancia sino porque transmites tanta sensibilidad que es una gozada leerlo.

Ahora tienes la adolescencia tan insegura y estrambótica, también podrás tener recuerdos especiales de ella antes de que te des cuenta de que eres un adulto con responsabilidades (lo dice una que pasa la crisis de los 30 :D)

saludos!!

Josito dijo...

Nos quieren vender que los chicos de ahora pasan de todo, pero tú demuestras que no es así. Sigue leyendo, jugando y confiando en lo que crees, sin que te importe el qué dirán.

I. Sierra dijo...

Yo también, y tampoco encuentro interpretaciones... Porque que yo sepa que te persigan unos orcos aliados con unos elfos y después te quieran matar, no es muy normal xD

Saludos!

estela dijo...

Me has leido e pensamiento.
Hoy he escrito la carta a los reyes magos, y le he pedido volver a ser niña........y soñar, y hablar con mi amigo imaginario, que aun lo conservo.........
que bonita esa inocencia que ya queda tan lejos..
un abrazo luismi y feliz navidad.
Gracias por pasarte por mi humilde blog.:)

ZStardust dijo...

Pues cuando te las tengas que ver endomorfismos y espacios duales... te vas a acordar de los senos y los cosenos con nostalgia.

la luna de plastilina dijo...

caray k emotivo y nostalgico, tanto que no lo he podido acabr d leer, no el video acabar de ver
snif snif.