"Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello".
Salvador Dalí

jueves, 5 de marzo de 2009

...Y puede al fin volar

Es curioso cómo cambian las cosas de un momento a otro. Las apariéncias engañan muchísimo. Sobretodo con las personas. Independientemente de lo que parezca a simple vista, nadie es ni negro, ni blanco... sólo hay matices de gris. Todos llegamos a considerar a otra persona algo así como... un monstruo. Me alegra descubrir de vez en cuando que ciertas personas pueden darme más de una sorpresa.

Y hablo de la comprensión. De ponerte en el lugar de otro y no juzgarle. Entenderle. No ser el implacable monstruo que nos atemorizaba a todos por las noches en la infancia. Pero ésos monstruos existen. Existen. Y crecen y crecen y crecen... 

Las mentiras no paran crecer desde que les das vida, hasta que confiesas. Pero retiro lo dicho en una de mis anteriores entradas: las mentiras sí que mueren. Hoy lo he descubierto de primera mano. Soy un mentiroso, no puedo evitarlo. Tengo 16 años, en ello consiste mi forma de vida... Creo que ésta ha sido la mentira más grande que he hecho nunca. Porque pasa que todo comienza con una mentirijilla, luego otra, y otra, y al final todas se unen formando una gran bola... La mayor bola que he hecho jamás, que llevaba casi 2 meses engordando un poquito más cada semana, hoy, ha caído. 

Cuando una mentira te tiene acorralado contra la pared, amenaza con explotarte en la cara, somos testigos del verdadero sentido de supervivencia del hombre. Nos agarramos a cualquier clavo ardiendo, alimentando más y más al monstruo que hay ante nosotros, intentando que se nos dé más tiempo para despistarle y escapar un día más del juicio...

He ahí la única forma de matar a una mentira. Ríndete. Acepta el funesto destino que tú mismo te has labrado, arrodíllate y pide clemencia, como a la propia parca. Es ahí dónde la mentira muere ante tí, al perder su único sustento de vida, tu miedo a ser descubierto. Hoy me acorralaron, tuve dos opciones, seguir resistiendo con garras y dientes, o reconocer la derrota. Y me sentí liberado de mis cadenas. El miedo se fue, el verdadero monstruo calló.

Dicen que a un héroe se le mide por su valor, no por su fuerza o su inteligencia. ¿Sabéis qué os digo? Siempre he querido ser un héroe. Sólo soy una tortuga que quiso cambiar su caparazón por una espada, pero descubrí que con tener valor, sacar la cabeza del caparazón y enfrentarse al ardiente sol... Temí al juez, y resultó ser comprensivo y me concedió el perdón.

Hoy me siento libre. Hoy puedo salir del caparazón y gritar al mundo entero, al cielo, a los valles, a las montañas, a los mares, a los dioses antiguos y nuevos y a todas las estrellas del firmamento que...


P.D.: Me acabo de acordar de Juan Salvador Gaviota :)

P.D.2: ¿Quién dijo que las tortugas no podían volar? =)

"La verdad os hará libres"
-Jn 8, 22

17 comentarios:

LadyRugi dijo...

Me alegro de que el juez haya sido comprensivo y de que por fin la mentira te haya liberado de sus horribles fauces. Ya era hora ;)

¿Quién dijo que las tortugas no pueden ser héroes? jeje

Un saludo.

Osa Mimosa dijo...

¿Y esta ha sido tu mayor mentira? Ya te contaré yo la mía :S
Siempre acaban explotando, unas acaban mejor que otras, pero explotan. Somos adolescentes, es inevitable decir una de vez en cuando x muy piadosas q sean.

Ya está, ya eres libre, bueno... Ya somos libres. ¿Ves cómo no costaba tanto? Ahora ya podemos gritarlo a los 4 vientos...
Ya podemos gritar un TE AMO cuando queramos. Lo haré cuando menos te lo esperes y lo haré porque me gusta que sonrías y me mires sin parar a los ojos... =D

laura dijo...

ooh creo que he captado que clase de mentira era..xro no esa mentira no perjudicaba a nadie realmente pero bueno... ahora todo será mejor. Besiitos parejita!

Emma dijo...

Luismi, no creo que se le pueda llamar mentira..., pero me alegro de que te sientas libre y lo puedas (podáis) disfrutar en libertad.

Besotes.

ALMAGRISS dijo...

Sí, la mentira es un yunque pesado que te arrastra inexorablemente al fondo del océano impidiéndote respirar... Bien hecho por hberte liberado del yunque, nunca te lo agradecerás bastante :)
Besos

Io dijo...

Para qué mentir pudiendo gritar una verdad tan hermosa?

Felicidades por tu valor, y nunca silencies tus grandes sentimientos. Ya tenemos bastante con toda la basura que escuchamos a diario.

Besos!!!

Calvarian dijo...

Pesaban las dichosas palabras eh??. Cuanto cuesta a veces decir algo que sientes. Me alegro por vosotros. Sed felices guajines. jejeje

Abrazox

estela dijo...

Despojarse de las mentiras..

eres todo un héroe.

Por cierto, cambiaste el nombre del blog....
me gusta tambien este.

un abrazo.

La Rizos dijo...

Ufff comprendo ese sentimiento de libertad tras una confesión... y mi abuelita decía siempre que más vale ponerse colorado una vez en la vida que vivir poniéndote negro :P

Me alegro de que ahora todo vaya a mejor :)

Marinel dijo...

Preciosa entrada,Luismi.
La verdad, por muy dura que pueda resultar a veces,siempre es liberadora.
Y cae por su propio peso,aún cuanod la altura que haya alcanzado parezca infinita.Al final cae.
Me alegro de ese estado de liberación que sientes, ese gritar te amo feliz de no tener lastres que lo entorpezcan.
Y me encanta que hayas recordado a Juan Salvador Gaviota, que es uno de mis libros favoritos.
De verdad, que me siento feliz por ti.
Aprovecha esa edad para ir forjándote en un hombre de principios que valga la pena.De momento lo consigues,tortuguita.
Muchos besos.

Natacha dijo...

Es dificil pero siempre libera... y lo que tenías que confesar era muy hermoso... nadie te lo tendrá en cuenta...
Un beso y se muy feliz, cielo.
Natacha.

Anónimo dijo...

Mentira piadosa...

Felicidades. Por haberte enamorado, por no haber dejado que el miedo ante las sensaciones que provoca un sentimiento tan grande, te paralice y te niegue el disfrute de la experiencia más grande que la vida nos ofrece.

estela dijo...

Luismi, corazón, te estoy esperando pa darte un premio. Te invito a tomar algo :)

un besito.

Pedro dijo...

También lo decía Buda: Ríndete y serás libre.
Aunque no sé si se referiría a las mentiras, pero supongo que da lo mismo.
Enhorabuena, hoy eres un poco más sabio que ayer... y menos que mañana (espero).
Un abrazo.

José GDF dijo...

Las mentiras siempre se acaban desvelando solas, porque no son autosostenibles.

Lo que no entiendo bien es por qué mentir si no se oculta nada malo, pero eso tú y ella sabréis bien por qué lo has o habéis hecho.

De todas formas has dado un gran paso para salir del caparazón. Y eso es un gran avance en tu desarrollo como persona.

Zinquirilla dijo...

Te imaginaba liado de exámenes pero al leer la entrada veo qué buenas razones te ocupan, pero esperamos tus reflexiones luismisóficas, eh?.

Un saludo.

Olivia dijo...

Que bonitas tus palabras...vaya...mira que ya tengo algunos años y ya me hubiera gustado tener una historia así. Esas mentiras no son malas, supongo que son producto de la timidez, del miedo a no fastidiar las cosas, a no ser rechazado, a no confundir las cosas...a todos nos pasa, a los mas viejunos también, jejeje. LA cuestión es que una vez lo sueltas no hay marcha atras, sea lo que sea el resultado. Ya esta dicho y sí, hay una liberación. Otra cosa es que la respuesta sea como uno desea. Unas veces se gana, otras se pierde, pero quien no arriesga, no gana. Y te aseguro que hay gente mucho mas mayor y mucho mas cobarde (aunque el matiz de esto sea que también llevan algunas cuantas malas experiencias a sus espaldas, entonces uno se vuelve un poco desconfiado, tanto que dejas pasar trenes y mas trenes...).

Besitos (vengo desde Almagris)