"Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello".
Salvador Dalí

miércoles, 11 de junio de 2008

Nada es verdad, todo está permitido.

Hoy me han dado una alegría. He recuperado a un amigo, un héroe a su manera, aunque otros lo consideren lo contrario... Hoy Gonso me ha devuelto el Assassin's Creed que le presté hace casi un año, a apenas una semana de las vacaciones de verano... Hoy puedo volver a correr por las calles de Tierra Santa, a cabalgar por los caminos, a sentir esa sensación de poder que te invade al escalar una atalaya, el salto de fe...Altaïr, "el águila que vuela, el hijo de nadie".
Una gran historia, muchísima libertad y acción en un juego a la par que realista y fiel a la época de la Tercera Cruzada, unas batallas hiperrealistas, huir por los tejados de Jerusalem y sentirte el rey del mundo, esconderte entre un grupo de monjes y ver como los gilipollas de los guardias se van corriendo por otra calle, disimular haciendo que rezas después de matar a un viandante y escalar una pared como si nada... Aquí soy el rey de la calle.

P.D.: Y Dieguillo también me debe el Batalla por la Tierra Media II. Nada es verdad, todo está permitido...incluso recuperarlo "por la malas".

No hay comentarios: