"Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello".
Salvador Dalí

lunes, 1 de septiembre de 2008

El color de la magia

Entramos en la Canaleta, y vemos por nuestro camino a un aluvión de gente. Es bastante posible que viniesen por lo mismo que nosotros. Caminamos un rato escuchando paridas, hasta que las luces del parque se apagan y nos quedamos a oscuras. Emocionados estábamos al pensar que ya iba a empezar.

Pero no. Fue una falsa alarma. La luz anaranjada de las farolas volvió rápidamente, y volvimos a soltar paridas y a caminar sin rumbo por la hierba. Nos tumbamos a esperar el espectáculo, y en un momento, sin avisar, llega el trueno.

Los compañeros se levantan de golpe, agachados, como si en un bombardeo estuviésemos, y nos cobijamos todos, irónicamente, en una zona de hierba despejada, y nos tumbamos.

Me pitan los oídos con las explosiones. Vemos las estrellas, aun sin que estas puedan verse por la contaminación, pero sentimos lo mismo. Se suceden las luces. Explosiones de colores por doquier. En ocasiones hacía falta cerrar los ojos de tanta luz.

Los truenos que seguian a las luces se acompasaban al ritmo de los latidos del corazón, y piensas que si cesa la danza, tú también lo harás. Volutas de brillo caían del cielo, y sin poder evitarlo, pensabas en Disney, y luego en los planetas explotando. El cielo se cubre completamente de luz, tal como una lluvia de meteoritos.

Cesa la lluvia estelar. Isma califica el final como "apoteósico". Es increíble que, quien menos te lo esperas, dé con una palabra que exprese tantísimas cosas, y con tanto acierto.

Vuelve la oscuridad. Sólo se ve el cigarro encendido del Fran. Todos dedicamos una merecido aplauso a Gori, que nos llena de magia todos los años, y este en especial.

Nos vamos replegando y vamos al Krater a tomarnos unas Sandys, y después a patear, de risas y sonrisas. Noche redonda.





Mañana habrá más magia.

3 comentarios:

Osa Mimosa dijo...

y yo mientras, tapándome los oídos en mi cama xa no escuchar el castilllo y morirme de envidia...

Steiner Copete dijo...

Que desilusión, creía que ibas a hablar de Terry Pratchett

Dieguillo dijo...

Lo cuentas como si de una travesía hobbit de tratara...

Se han gastao todo el dinero de un año en esos castillos, siempre igual.

Un saludo Luismi. ;)

Por cierto... Te ví! xD